All for Joomla All for Webmasters
Dentista Ica
Compartir:

Sonreír es importante, pero si lo haces con una dentición perfecta es aún mejor.

Tener una sonrisa agradable nos ayuda a sentirnos bien con nosotros mismos, nos facilita en relaciones interpersonales y de trabajo. Hoy en día todo el mundo puede aspirar a tener una buena sonrisa gracias al uso de carillas dentales, finas prótesis de cerámica aplicadas directamente sobre el diente para retocar el aspecto estético. Aunque la aplicación de carillas es una operación libre de riesgo, la mayoría de las personas que deciden emprender este camino son atacadas por dudas y temores, lo cual es absolutamente normal cuando se decide enfrentar un cambio.

La primera preocupación de cada paciente se refiere al desgaste dental en la que se colocará la faceta

La fase de preparación del diente es muy importante. El desgaste de una cantidad mínima de esmalte dental igual al espesor de la faceta que se cementará. Si esta operación no se realiza perfectamente, se forma un “paso” en la zona de transición a nivel del acabado del margen de las carillas. Con el tiempo es probable que se frustra todo el trabajo realizado con fines estéticos, ya que las infiltraciones de alimentos y placa se acumulan en el escalón que con el tiempo cambiará de color hasta que se vuelve amarilla. Hoy, gracias al uso de materiales de última generación que permiten la realización de carillas dentales muy finas, es posible limar el diente muy poco, sólo es suficiente 0,2 mm.

¿Existe algún riesgo de que las carillas se despeguen? ¿Cuánto tiempo duran?

Después de la limadura del diente, el miedo más frecuente es ciertamente la “caída de las carillas” (desprendimiento o descementación). Es una preocupación infundada porque, si la oclusión se estudia bien y si la cementación se realiza correctamente, no hay peligro de que las carillas se despegan. De hecho, con la atención correcta, pueden durar incluso más de 10 años. Su duración está influida por el material utilizado, los hábitos del paciente y el cuidado que se dedicará a su mantenimiento. Un gran valor de las carillas de cerámica es que no cambian de color con el tiempo y tienen una alta resistencia.

¿Y si después de poner las carillas, no me gustan?

La aplicación de las carillas determina un cambio en el nivel de los dientes que inevitablemente también se refleja en la fisonomía de la cara. Es por eso que uno de los mayores temores de los pacientes es que no les gusta a sí mismos después de aplicar las carillas dentales. Este problema hoy se supera porque se tiene a disposición simulaciones (maquetas), es decir, carillas en material provisional de sólo 0,1 mm que descansan sobre los dientes muestran exactamente cuál será el resultado final después de aplicar las carillas definitivas.

¿Mejor poner carillas  o coronas?

Las coronas y las facetas dentales son dentaduras que se utilizan según casos específicos para corregir defectos tales como cuellos dentales amarillos, quebrados, gastados o destapados. Hoy el encapsulamiento de un diente ya no es traumático como hace unos años, cuando era necesario limar mucho diente hasta que se convierte frágil, ya que las coronas tenían que tener un espesor notable para ser suficientemente resistentes. Con los materiales modernos, el espesor de las coronas dentales ha adelgazado tanto para permitir la encapsulación de un diente después de haber desgatado el diente muy poco. Las carillas son ideales cuando se trata de resolver problemas como pequeñas fracturas, descoloraciones o desgaste.

 

¿En qué casos se usan las carillas dentales?

Las carillas se utilizan generalmente para solucionar traumas, anomalías congénitas (malformaciones y espacios abiertos) y desgaste.

 

Resolución de decoloración dental con carillas

La decoloración dental no es más que la alteración del color natural del diente debido a varios factores como alimentos, bebidas o medicamentos particulares. En casos más suaves, la descoloración se puede solucionar simplemente con una limpieza cuidadosa de los dientes o con un blanquieamiento. Si estas soluciones no son suficientes, se utiliza la aplicación de carillas cerámicas.

Tengo los dientes desgastados, ¿puedo ponerme carillas?

En edad avanzada es normal que los dientes se consuman, pero hay una serie de afecciones relacionadas con el estrés y la tensión que conducen a la abrasión dental o a la ingestion de sustancias ácidas que causan la erosión dentaria incluso en pacientes jóvenes. Por ejemplo, el bruxismo es uno de estos. El recinar de los dientes durante el sueño produce un roce continuo que consuma el esmalte, favoreciendo la abrasión de los dientes. Pero también malos hábitos como comerse las uñas o masticar los tapones de los lapiceros conducen al mismo resultado. En casos como éstos, el uso de carillas dentales puede restaurar la forma original del diente. Las carillas se colocan de manera que no se desprendan debido a los movimientos de masticación o relacionados con el estrés; En cualquier caso es necesario corregir los malos hábitos que con el tiempo pueden causar la pérdida de las carillas.

Tengo el diastema, ¿las carillas están bien?

El diastema es el típico espacio vacío (“ventana”) entre dos dientes que caracteriza la sonrisa de algunas personas. Si para algunos es un signo distintivo que da dulzura y simpatía a la cara, para muchos otros el diastema es un verdadero problema estético para corregir. Resolver el diastema es siempre posible y se puede hacer a través de diferentes soluciones. En algunos casos, la aplicación de facetas es más que suficiente para eliminar el espacio entre los dientes. No siempre las carillas dentales son la solución óptima para este tipo de problema, ya que modifican la forma de los dientes más grandes para llenar el espacio interdental.

Dientes astillados, ¿coronas o carillas?

Un diente astillado tiene consecuencias muy desagradables desde el punto de vista estético y funcional. Cuando un diente se rompe debido a un trauma y el astillado es ligero, una solución puede ser que usted reconstruya solamente la parte dañada con la aplicación de resinas compuestas. Si el trauma es importante, es necesario evaluar el caso si es mejor proceder con la aplicación de una faceta o una corona dental. Por lo general, siempre se prefiere la solución más conservadora y menos invasiva posible.

 

Compartir:
Escribir comentario:

*

Your email address will not be published.

© 2017 - Swissdent por Icaweb

Consultas prioritarias o urgencias    959 188224